lunes, 19 de marzo de 2007

¿Por la boca muere el shop? ¡No, muere el país!

Es hora de que aceptemos la realidad tal como es : Somos un país con cultura etílica, favorecido por gobiernos, instituciones y empresas, todos por igual.
Veamos algunos ejemplos:
- Coco Legrand triunfó actuando como comprimario en la opereta El Murciélago, presentada en el Teatro Municipal de Santiago, en el papel de un gendarme borracho;
- Un humorista que triunfó en el Festival de Viña, también encarnando a un beodo;
- En fecha muy reciente, un partido entre U. de Chile y U. Católica, con las camisetas de los dos clubes "adornadas" con la misma pílsener ordinaria;
- Estaciones del Metro y los carros mismos llenos profusamente con publicidad para la misma pílsener, incluso a pocos metros de establecimientos educacionales;
- El reciente Festival de Viña, saturado de publicidad de la misma pílsener y de vinos de dudosa calidad, nada menos que con el patrocinio de la Corporación de Televisión de la Pontificia U. C. de Chile;
- Igual publicidad en el principal espacio periodístico del canal de los jóvenes, VíaX;
- Se insta a los jóvenes a beber, aparecen jóvenes pasándolo bien porque "así les gusta", y de paso se prepara a los menores de 18 años para que cumplan la mayoría de edad con avidez;
- Si quiere hablar ruso en pocos minutos, consuma tal o cual vodka...
- En la puerta de nuestro principal coliseo deportivo, se exhibe una gigantesca pelota con el logo "Cristal".
Mientras esta lista podría crecer y crecer, al mismo tiempo estará creciendo la cantidad de accidentes de tránsito desencadenados y favorecidos por ... EL CONSUMO DE ALCOHOL !
Debemos asumir que nuestras principales autoridades tienen en este respecto una mirada demasiado permisiva, por decir lo menos. Si hemos de hacer caso de tanta publicidad decididamente dañina, terminaremos compartiendo nuestro ya maltrecho metro cuadrado con toda clase de malos olores y botellazos "para el mundo". ¿Merecemos esto?
TVN, Canal 13 y Metro de Santiago deberían replantearse el papel que están asumiendo en esta malvada campaña que en el mediano y largo plazos a nada bueno conducirá.
Si quisiéramos ser realmente consecuentes con lo que significa toda esta campaña para que prolifere el consumo de bebidas alcohólicas, por qué no cambiamos el nombre a algunos lugares como los siguientes?
-- Estadio Nacional, ahora se llamará Estadio Cristal
-- Quinta Vergara, más representativo será Quinta Cristal
-- Canal Trece, mejor quedaría Cristal 13
-- Televisión Nacional, lo lógico es que sea Televisión Cristal
-- Metro de Santiago, ¿cómo podría ser? ¡Obvio! Cristal de Santiago

1 comentario:

hernanpatriciocerda dijo...

Te encuentro tooooooda la razón, pues si bien es cierto que a veces es rico tomarse un trago, eso no da pie para que las compañías estimulen la idiotez generalizada de los jóvenes para aumentar las utilidades empresariales. A mí me gusta tomar un poco, no un pocarto. y creo que los jóvenes hoy casi no leen ni estudian sobre temas de interés que suban el perfil nacional, sea pintura, política, meditacion, religiones, ética griega ni nada. eso sólo nos degrada como país. Estimulemos la cultura y el saber y no nos quedemos sólo en pelotudeces como leer el "manifiesto" y alzar el puño y decir que eso es cultura. porque hoy se le llama cultura a ser o de ultra-izquierda o estar contra el gobierno de turno y alardear como loros.esa es sólo una opción política y este comentario va para todos los partidos políticos, seamos gente, "seamos personas de saber y sabremos ser personas." Hoy la gente ni sabe bailar el baile nacional... qué verguenza.
Saludos y hasta la próxima!!!!!